La Educación que se necesita por David Bautista Castro

a) TEMÁTICA: Características de una nueva educación para los mexicanos

 b) DESCRIPCIÓN DE LA TESIS PRINCIPAL: La educación es un elemento social con el cual nuestra sociedad puede humanizarse, progresar y alcanzar su felicidad; sin embargo esta educación debe estar ajena de intereses políticos: no debe usarse para manipular las conciencias de los niños y jóvenes ni debe ser el medio para usar a los maestros como infames promotores de votos a favor de lideresas corruptas. La educación debe limpiar el alma, agilizar la mente y fortalecer el espíritu; pero, ¿Cuál es la visión de sus reales protagonistas, es decir maestro-alumno-padre de familia? ¿Cómo encontrar la frontera entre una educación que concientice y una que manipule conciencias? ¿Por qué la educación no ha sido efectiva y cómo lograrlo, es decir, que sea el instrumento del progreso y la felicidad de nuestro pueblo, que somos todos nosotros?

Estas son  las preguntas que responderé bajo una perspectiva práctica, objetiva, real y descarnada. Sin escarceos ni ideologías de hueco intelectualismo.

 

c) PONENTE: David Bautista Castro

d) ORGANIZACIÓN: ROS-REAGRUPAMIENTO Y ORGANIZACIÓN SOCIAL

e) DOMILICIO: José María Paras 396, col. Juan Escutia, Del. Iztapalapa, DF.

f) OCUPACION: Profesor

g) PROFESIÓN: Licenciado

h) CORREO ELECTRÓNICO: stalin3693@hotmail.com

 

PONENCIA: La Educación que se necesita

Diversos educadores, filósofos, psicólogos, y pensadores en general, a lo largo de la historia de  la humanidad han aportado sus conocimientos, métodos, descubrimientos e incluso sus sueños  para educar de  una manera más efectiva al niño y al joven; Podemos empezar a señalar a la Grecia antigua, donde Sócrates, con el método mayéutico, promovía que el discípulo “pariera” su propio conocimiento a partir de cuestionamientos bien precisos de su mentor…y en esta lista de pensadores podemos citar a Rosseau,  Freire, Savater, Vigoksky, Piaget, etc, ect, unos más brillantes que otros, unos más conocidos que otros… Así mismo, en nuestro país, se han implementado métodos, enfoques y propuestas, referentes a la educación; hemos adoptado y  adaptado los sistemas de España y Argentina, entre otros… lo último en este afán educativo, es la metodología del trabajo por proyectos, el cual tiene un sustento constructivista pero enfocado al trabajo aúlico mediante proyectos.

Al respecto destacamos al estadunidense John Dewey pedagogo que promovía el pragmatismo, es decir, sostenía que el niño aprende si tiene experiencias o realiza actividades. Dewey fue profesor de W. Kilpatrick quien consolidó el método por proyectos. Dicho método fue “adaptado” por la SEP y llevado a rango normativo en el año 2009, con la emisión de los planes y programas de estudio de educación básica,  los cuales estipulan que el proceso de enseñanza-aprendizaje debe darse mediante proyectos, y no únicamente ser pragmático, sino también conceptual, procedimental y actitudinal.

Sin embargo, en esta búsqueda del santo grial educativo, nada ha resonado ni trascendido en la formación académica de nuestro país. En general, La educación básica, media y superior es deficiente,  nuestra nación no progresa, no es feliz, y nuestra conciencia está más manipulada cada día… ¿por qué? ¿en dónde está el mal, en donde radica la falla? La respuesta es simple: al gobierno NO LE IMPORTA LA EDUCACION DEL PUEBLO. Es muy claro que el gobierno tiene dos fallas, solo dos: no hace y no deja hacer: es decir, uno, no implementa correctamente una estrategia educativa, y dos, desalienta y obstaculiza los intentos educativos de maestros y padres de familia conscientes mediante políticas y normatividades de relumbrón, dirigidas a complacer a padres, deslumbrar a la sociedad y ganar votos.

Para entender el por qué ningún método, enfoque, o sistema educativo es eficaz, es necesario mirar qué pasa con los padres-maestros y autoridades, ya que estos son los directamente involucrados en la educación nuestros niños y jóvenes. Empezaré a hablar de los padres de familia.

Estableciendo como premisa que los valores inculcados en la casa son la base fundamental para una educación integral debido a que esta se complementa con la formación en la escuela, observamos diversas “tipos” de padres de familia: hay quienes no tienen tiempo y ni lo buscan, para compartir con sus hijos y cimentar estos valores, es decir no educan a sus hijos. Otra clase de padres intentan “educar” a sus hijos pero tienen un esquema mental distorsionado y usan a sus hijos para cubrir sus propias frustraciones, traumas o complejos, los sobreprotegen, les inculcan ideas erróneas, etc. es decir mal educan  a sus hijos. Una tercera clase de padres sí están con sus hijos, tienen tiempo o se dan ese tiempo, pesar de sus múltiples ocupaciones, es decir si educan a sus hijos y por ende el niño sí adquiere valores  como son el respeto, honestidad, atención, cuidado, esmero, hábitos de trabajo,  etc.

Con este primer planteamiento, empezamos a vislumbrar que la educación, paradójicamente, no depende sólo del sistema educativo, sino que además involucra necesariamente a todo el sistema social. La cuestión es tan simple como esta. El niño  o niña de 3 o 4 años ingresa al preescolar, y para lo cual ya debería llevar en su maletita los valores más básicos. Cuando los niños de preescolar no tienen una base de valores, las maestras se enfrentan con niños que no ponen atención, no siguen pequeñas indicaciones, no obedecen, hacen berrinche, no se esmeran, no trabajan y no tienen noción de que ya tienen un nuevo rol…por que los padres no les han inculcado valores… la maestra lidia con esta clase de niños.

Los niños no aprenden porque no se esmeran, no saben socializar, no ponen atención y no hacen nada. Al llevar estas deficiencias e ingresar a la primaria se les dificulta iniciar el aprendizaje  de la lecto-escritura, y si además en ese nivel tampoco se esmeran, no ponen atención y no hacen nada, no concluyen un buen primero y segundo grados, de esta manera se van acumulando deficiencias, aprendizajes incompletos, malos hábitos, etc. y terminan una “mala primaria”; al no traer lo básico de la primaria inevitablemente hace una “mala secundaria” etc, etc y como no tienen valores ni una orientación en la vida, dejan la escuela, convirtiéndose en vagos, delincuentes, o en madres solteras adolescentes, pero si por alguna razón llegan a concluir una carrera, serán  profesionistas deficientes, corruptos, apáticos o simplemente mediocres.

 La sociedad padece a los malos doctores, malos maestros, ingenieros, etc la sociedad le reclama al maestro de nivel superior, pero estos bajan la queja a los maestros del nivel inferior inmediato hasta llegar al final de la cadena o al inicio, como se quiera ver, que es el preescolar, cuyas maestras bien pueden decir: “pues cuando yo daba mi clase el niño no ponía atención, no se esmeraba, no trabajaba, se portaba como un nene berrinchudo y caprichoso, no le inculcaron en casa valores ni hábitos de trabajo”; y al preguntarle a los padres el por qué no atendió la necesidad de inculcar valores, ellos responden: “es que tengo muchos problemas, además de que no tengo tiempo, trabajo mucho” y así por el estilo. Es decir una buena educación escolar debe estar cimentada en una buena educación familiar.

En cuanto al otro agente de la educación, el que le da forma y complementa la educación de la casa y establece la formación académica del educando, es decir los maestros…también hay muchísimos que no se comprometen, no tienen una pista de qué o cómo enseñar, a pesar de tener sus planeaciones, y puntalmente entregarlas cada quincena o mes al director. Por ejemplo, veo en las libretas de los niños muchos ejercicios de caligrafía para mejorar la letra pero si no les dicen cómo deben trazar, cómo es el movimiento correcto en cada ejercicio, de nada les van servir todas estas actividades. Por eso, así la maestra tenga sus paredes llenas de títulos académicos, si no genera un mínimo de atención, interés y orden en su grupo, sus clases jamás serán asertivas ni trascendentes. ¿Qué es lo que hace la diferencia entre un maestro o maestra de excelencia y uno que está cerca de perder su empleo por sus malos resultados? Algunas dirán “la preparación que tiene” (títulos, doctorados, diplomas), y otros dirán “el sueldo que recibe” (si gana poco es mal maestro, si gana mucho es buen maestro), pero no, hay una palabra mágica que encierra la respuesta: COMPROMISO.

Es decir, debe tener COMPROMISO E INTERÉS, ya que si un niño, no aprende, un grupo no aprende, o una escuela no avanza, tengan por seguro que un maestro comprometido leerá información precisa, directa, efectiva; preguntará a colegas, especialistas, o personas sabias e inteligentes; ideará, métodos, acciones, formas novedosas y audaces; convencerá a  los niños, a los padres, autoridades, o políticos; y en consecuencia, siempre logrará que el niño, el grupo o la escuela aprendan y avancen. Un maestro comprometido es tremendamente eficaz y por añadidura, inolvidable e inspirador. 

Un buen o mal maestro no está definido por los kilos de diplomas, ni por los sueldos onerosos. Yo he conocido maestros que cargarían en carretillas sus doctorados, pero sus alumnos, simplemente no aprenden y los padres piden que renuncien… he conocido maestros que están en carrera magisterial y ganan hasta 4 veces más que sus compañeros y simplemente los niños no aprenden y los padres hacen escritos para que los quiten. ¿Porqué? porque son maestros que no se comprometen realmente. No son maestros de calidad.

  Y aquí es oportuno decir que no sólo necesitamos maestros de calidad, sino padres de familia y autoridades también de calidad, porque los padres, por su parte, se deben comprometer, involucrarse, interesarse en todas las actividades de sus hijos, incluida su educación, deben cumplir con lo que les toca y no agarrar al niño y “aventarlo” en la escuela y que ahí se hagan bolas.

Los maestros y maestras, al comprometerse toman el papel de líderes, tanto de los alumnos como de los padres de familia usando la diplomacia,  la inteligencia, la normatividad, el carisma, ¡lo que sea necesario! para orientarlos y volverlos a encauzar en sus obligaciones, es en ese momento cuando se logra impregnar lo mejor en la mente, en el alma y en el espíritu del niño o joven.

Por último, en cuanto a  las autoridades, si solamente se preocupan por maquillar el sistema educativo, decretando nuevos planes de estudio, nuevos enfoques, nuevas corrientes educativas sin entender la realidad de los padres y maestros y en general de todo el sistema social, jamás la educación será de verdadera calidad.

Las palabras mágicas son interés y compromiso; de padres, maestros y autoridades, si se tiene esto, inevitablemente, el niño y joven recibirá una educación de calidad.

Los padres deben cimentar valores en el niño así como la noción del respeto a la autoridad, ahí inicia todo el camino el cual será favorable o desfavorable, por su parte, los maestros deben tomar la estafeta y consolidar estos conceptos en la mente y en el alma de los niños y jóvenes y las autoridades tendrían que asumir con verdadera visión social, los programas  educativos.

Y ante lo cual propongo lo siguiente:

En cuanto a los padres de familia;

Objetivo: que el papa se comprometa en fomentar valores en sus hijos y apoyar la labor docente.

Incentivo: que un gobierno eficiente brinde oportunidades reales para tener un mejor nivel de vida.

Sanción: en caso de no cumplir con su parte, en la educación de sus hijos, quitarles la patria potestad.

 

En cuanto a los maestros y maestras

Objetivo: que el niño aprenda lo estipulado en los planes educativos y  que apoye el fomento de valores.

Incentivo: un buen salario, para ya no laborar 2 turnos, bajar a 20, como máximo, el número de niños por grupo, eliminar la carga administrativa, tener la facultad de notificar a las autoridades cuando el niño refleje falta de valores, y que estas sancionen a los padres irresponsables.

Sanción: si los maestros no dan resultados, que los corran

 

Finalmente, de las autoridades, entiéndase cuerpo de gobierno:

Objetivo: que brinden oportunidades para que la sociedad pueda tener un buen nivel de vida, ya que las condiciones sociales favorables determinan la conciencia y actitudes positivas del pueblo, al cual se deben.

Incentivo: que concluyan su período de gobierno.

Sanción: como dijera alguien, con justa razón: si no pueden, ¡¡renuncien!!

El conductismo. constructivismo, el método por proyectos o cualquier otro sistema o enfoque tendrá un éxito resonante, trascendente y duradero si se tiene ¡COMPROMISO!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: