Características de una nueva educación para los mexicanos por Sergio C. Muñoz Sánchez

Hola, los saludo con gusto:

 

 Por este midio les hago llegar mi ponencia para foro del Congreso de la República Amorosa que se llevará acabo en la Facultad de Economía de la UNAM.

 

Nombre: Sergio Cristhian Muñoz Sánchez

Tema a desarrollar: Características de una neva educación para los mexicanos.

Descripción en cinco líneas de la tesis principal: El panorama macro de México con especto a otras naciones en el tema educativo, la sustitución gradual del modelo educativo actual y las ventajas que genera esta acción, las consecuencias y las posibles soluciones a los problemas de desatención a los jóvenes, la revocación de la estigmatización de la educación como problema medular, la necesidad de un nuevo y auténtico liderazgo y la invitación para recobrar la conciencia y la partición política de la ciudadanía. 

Domicilio:Heroes 50 int 202 Col. Guerrero México D.F.

Ocupación: Desempleado y estudiante de economía en la Facultad de Economía de la UNAM

Correo electrónico: naihtsir@hotmail.com

 Características de una nueva educación para los mexicanos.

Por mucho tiempo, el modelo educativo nacional ha estado rezagado y cada año se encuentra más desactualizado en comparación a los sistemas educativos de países que, sin aun pertenecer al exclusivo club del primer mundo, han implementado políticas que les permiten tener mayor margen de acción para realizar los cambios pertinentes en esta materia. En las últimas décadas, algunas naciones hermanas en Latinoamérica, como es el caso de Brasil, han logrado eliminar la dependencia económica con los organismos financieros internacionales y han conseguido también disminuir la dependencia comercial principalmente con Estados Unidos.

Un número reducido de países han obteniendo a cambio de esto mayor soberanía y libertad de decisión en cuanto a la atención de sus necesidades y problemáticas internas, también en cuanto a la implementación de políticas estructurales y a su vez, han logrado asignar mayores presupuestos en áreas de investigación y nuevas tecnologías. No creo necesario mencionar cifras ni el lugar que ocupa México en la OCDE y en otras organizaciones que realizan estudios y pruebas para medir el nivel educativo. Considero mejor tratar de ofrecer propuestas y realidades más tangibles a dar simplemente números, no por prescindir de las mediciones, sino porque es más que evidente la falla y el gran reto que como ciudadanos tenemos frente a este enorme problema. También porque creo que debemos ir mas en esta dirección que seguir atendiendo los discursos tradicionales que lejos de ofrecer soluciones, solo nos recuerdan lo mal que están las cosas.

Ante este panorama macro, resulta sumamente complicado pensar en actuar de manera directa y de fondo en alguna solución que esté diseñada para mejorar, actualizar o corregir las deficiencias de la educación en México. Tampoco he mencionado los conflictos internos y trabas que generan las mafias que controlan el sindicato de maestros y otros sindicatos vinculados con este último. No obstante, si es posible actuar sobre un problema que pienso es aun más grave que lo que se viene exponiendo y que es consecuencia de otras situaciones preocupantes.

La poca o nula orientación juvenil derivada de la extinción de buenos consejeros, la carencia general de oportunidades para la clase media y baja sumada a la existencia de salarios situados por debajo del nivel de subsistencia tanto cultural como económico, hace que se esté conformando de manera creciente y de forma generaliza entre los grupos jóvenes de nuestras comunidades, la inverosímil idea de que la obtención de una educación superior y el desempeño de una profesión, ya no son una opción viable para acceder a una vida social y económicamente digna.

Esto da como resultado el aumento de la economía informal, en el mejor de los casos, o en el peor de ellos, el aumento de jóvenes que gracias a las presiones socioculturales proporcionadas por el bombardeo mediático y otros distractores de la conciencia, deciden practicar el ocio y los mas desafortunados, los que tienen contacto con grupos delictivos, se incorporan a las filas del crimen organizado y el narcotráfico.

Hace ya algunos años y principalmente en el Distrito Federal, se implementaron las escuelas primarias de tiempo completo con educación de idiomas y computación. También a nivel nacional, se acaba de ampliar la cobertura de educación básica hasta el bachillerato y a su vez últimamente se han otorgado un mayor número de becas a estudiantes de distintos niveles.

Desde mi punto de vista, esto es un avance pero no es suficiente. No basta solo con arrojar mas dinero al problema, ni con modernizar los contenidos y el método de enseñanza. Prácticamente hace falta sustituir de manera gradual la educación convencional, por una que eduque a nuestros niños y jóvenes en una nueva cultura humanística, cívica y responsable. Que los enseñe a ser primero personas con valores y ciudadanos conscientes, en lugar de únicamente obreros o semiobreros trabajadores carentes de juicios morales, o en el peor de los casos, delincuentes enfocados únicamente y exclusivamente al beneficio personal.

Así, por radical que suene esta idea, es como de alguna manera familias y gobierno podremos alcanzar la meta de tener un sistema eficiente, que canalice a los alumnos según sus talentos propios y natos hacia el área de conocimiento que potencialice sus oportunidades, tanto de inserción al mercado laboral como de realización profesional, aminorando la deserción y el continuo resquebrajamiento del tejido social. Se tiene que subsanar de manera urgente el abandono de este sector tan importante y hacerle frente a los grandes retos de la globalizada sociedad actual, tan necesitada de identidad nacional y tan permeada de diversas crisis.

Con todo lo anterior no pretendo estigmatizar a la educación como la medula de todos los conflictos que vivimos actualmente, y mucho menos estimar que al atender este asunto, de forma mágica mejore la situación actual del país. Sin duda que este tema esta relacionado con muchos otros que tienen que ver con cuestiones éticas, con la violencia, con el respeto a la naturaleza y a los derechos humanos, con la corrupción, con la discriminación e incluso con la salud.

Por el contrario, además de estas situaciones que igualmente deben ser atendidas de manera prioritaria, presiento que es la escasez general de oportunidades y la ausencia en todos los estratos (desde la familia hasta los gobiernos) de líderes valientes, éticos e inteligentes; lo que realmente hace falta para conseguir que nuestro México sea ese país que merece ser: una nación verdaderamente independiente, fuerte y justa. Pero, ¿donde encontrar o buscar a estas personas?

Los verdaderos líderes no nacen, se hacen como resultado de la necesidad colectiva de su propia existencia, y su principal función debe ser la de combatir principalmente al miedo atípico a la identidad de los mexicanos, pero inherente a toda sociedad víctima de constantes decepciones. Hoy más que nunca no debemos abandonar a la juventud y me incluyo en esta. Los grupos sociales deben organizarse y la clase política debe procurar acercarse más a la sociedad en general de forma creativa y convincente, evitando los vicios y las formas tradicionales, no solo para promover y atender con ella las soluciones a los problemas, sino principalmente para recuperar la credibilidad.

Sobre esto hace mención en Cinco Tesis Sobre El “Populismo” Enrique Dussel (UAM Iztapalapa, México, 2007). “Es así como el ejercicio del poder político bajaría del municipio a la comunidad en la base misma y la vida política participativa se convertiría en la actividad cotidiana de los ciudadanos. Además, se podría lograr una red de coordinación dentro de los municipios hasta alcanzar presencia dentro del Estado nacional. De esta forma, esta red de redes constituiría el Poder ciudadano que fiscalizaría a los otros poderes. Al igual, se tendría que elegir entre un justo medio entre revocabilidad de los mandatos y estabilidad gobernable.”

Como estudiante de esta Facultad y orgulloso miembro de esta H. Casa de Estudios, a mis compañeros y a todo aquel que al igual que yo crea que nuestra obligación como jóvenes estudiantes, no solo se limita a ocuparnos de nuestro deberes académicos; los invito a extender su compromiso a través de una mayor participación e involucramiento tanto en la vida política de nuestro país, como en el acontecer diario en sus comunidades.

En particular, les recuerdo a los economistas o futuros economistas presentes en este auditorio, que no basta con conocer la teoría. No hace falta mencionar que la política es la forma de llevar a la práctica lo que aquí hemos aprendido, así mismo, ya sabemos que el derecho le da sustento y legitimidad a todas nuestras acciones. Por lo tanto, no solo debemos concentrarnos en los problemas exclusivos a nuestro ramo como nos han enseñado en las aulas, hay que pensar siempre en abordarlos desde una perspectiva inter y multidisciplinaria.

De esta forma particular de ver la realidad, es como considero que se podría evitar que más generaciones se sigan perdiendo en el camino al cambio verdadero y al progreso, meta que sin duda lograremos si mantenemos la cordura y la fortaleza, si promovemos la honestidad, las buenas costumbres y la participación ciudadana; si mantenemos la curiosidad y el interés, si defendemos la soberanía nacional y enfrentamos a las mafias internas, pero mas importante aun; si nunca y por ningún motivo perdemos la fe y la esperanza.

 

Sergio C. Muñoz Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: