Problemas actuales sobre violencia y la descomposición social

Delincuencia organizada, narcotráfico

Sistema penitenciario en crisis

Sobre población de las cárceles

 

Cárceles  con criminales  altamente peligrosos y un número importante de pobres que no tiene los recursos para salir libres (aumento de la pobreza). Aumento considerable de los delitos, narcotráfico, secuestros homicidios, robos  etc.

Factores o condicionantes;

Política equivocada de combate al narcotráfico solo mediante medidas coercitivas, la penalización a la producción y tráfico de drogas no ha representado solución alguna que dé tranquilidad a la población: “No hay menos drogadicción en la República, sino más. No hay menos crimen, sino más.

Las nuevas estrategias antinarcóticos del gobierno no parecen tener coherencia, ni ofrecen la posibilidad de dispensar un mejor trato a los consumidores de drogas, ni liberan a la sociedad de tantos problemas relacionados con las sustancias ilegales.

Una delincuencia cada vez más posicionada frente a un Estado incapaz de resolver con eficiencia y eficacia este grave flagelo que afecta increíblemente a la sociedad. 

Al lado de los abundantes pronunciamientos del Estado -en sus varios planos o niveles- y de los cuantiosos recursos invertidos en tareas de seguridad, más o menos visibles, han surgido los comentarios de tratadistas e investigadores, políticos y periodistas, profesionales y ciudadanos comunes -todos comunicados por la unánime experiencia de la inseguridad generalizada- llamados a examinar las causas y los efectos de la criminalidad, así como la forma de combatirlos y reducirlos, ya que no suprimirlos por completo. Difícilmente podríamos eliminar la delincuencia, aunque lo menos que debemos hacer es conocer sus raíces y atacarlas con la misma constancia con que aquélla se cierne sobre la sociedad que la padece.

 

 

Las  Cárceles  son como una verdadera Universidad del crimen, en donde se fomenta el crimen, .la drogadicción. y la explotación del prójimo, en donde el poderoso o el  más sanguinario, es el que manda  y mantiene  el poder sobre los demás .

Las cárceles son un  lugar en donde se refleja o manifiesta el verdadero  proceder  o funcionamiento del gobierno en el poder, un gobierno deshonesto y corrupto no puede a aspirar tener cárceles de rehabilitación de delincuentes.

Como dice nuestro futuro presidente Andrés Manuel López Obrador, en el Proyecto Alternativo de Nación “La actual crisis de valores  tiene su origen en los principios neoliberales de la oligarquía que justifican el individualismo, la desigualdad social, el abuso de poder y la antidemocracia. Esa minoría que domina la economía y el poder, impone sus concepciones y sus intereses, por encima del interés público, de las necesidades y del bienestar de la mayoría de la sociedad”  En las cárceles esta actual crisis se recrudece en forma impresionante hasta convertirse en una política criminal.

Son confinamientos que se vuelven verdaderos infernos en donde se recrudece la explotación del hombre por el hombre,

Un lugar en donde no se paga con  la pérdida de la libertad, si no también la pérdida de  los valores y sentimiento;  muchas veces el  infractor es obligado a delinquir o correr el riesgo de perder la vida.

Existe una   política de criminalización de la pobreza por consiguiente exceso de  pobres en las cárceles.

En una sociedad clasista y desigual, lo jurídico o judicial impera sobre lo social un ejemplo lo tenemos en la penalización del aborto.

PROPUESTAS

Narcotráfico.

En el combate al narcotráfico, se hace necesario no solo las medidas coercitivas, se hace necesario una política que de soluciones de fondo,  la más eficaz,  como lo plantea el Lic.  Manuel López Obrador, es  combatir el desempleo, la pobreza, la pérdida de valores y la ausencia de alternativas sociales.

 

Actualmente sólo se priorizar la acción punitiva para combatir a la criminalidad, haciendo abstracción de la utilización de contenedores sociales y políticas públicas que favorezcan la cohesión social, el desarrollo comunitario y la certidumbre económica de la mayoría de la población.

En un régimen democrático es viable,  necesario y urgente la creación de un organismo que agrupe todas las áreas sociales y no penales, denominado Sistema Nacional de Prevención Social del Delito, con el cual el Estado, no sólo canalizaría sus energías a reaccionar frente al delito, sino actuar donde nace, es decir, prevenir el delito, desde el ámbito social, familiar, comunitario y escolar.

Se requiere tener  una nueva y renovada visión de la seguridad pública, pero sobre todo podría ser un instrumento formidable para terminar con la rutinaria forma de concebir a la seguridad pública como un mero conflicto entre policías y ladrones, lo cual además de ser inútil, reduce las posibilidades de armonizar la vida cotidiana de los mexicanos y favorecer la credibilidad del papel que obligatoriamente tiene el Estado para dar garantías sociales y educativas a una población desesperada y sedienta de opciones de vida menos traumáticas que las del México de hoy.

De tal manera que el combate al narcotráfico tenga dos vertiente,  que se complementaria entre sí,  la primera la de combatir el desempleo, la pobreza, la pérdida de valores y la segunda la prevención social del delito atreves del sistema Nacional de Prevención del Delito, el cual el mejor exponente y de amplios conocimientos es el compañero,  Doctor en Ciencias Penales y Política Criminal, Pedro José Peñaloza.

En los regímenes anteriores manejados por la oligarquía  la prevención social del delito, se ha utilizado  como un “eslogan” o como propaganda política y solo se ha quedado en el papal o en una instancia burocrática, convirtiéndose en  pura demagogia que solo ha provocado que el problema delincuencial sea más complejo.

La prevención social del delito,  comprenden todas las acciones necesarias que disminuyen la posibilidad para que se presenten las conductas antisociales en la sociedad.

Para ello es necesario que haya un acatamiento estricto de la ley, un sistema equitativo de justicia, participación ciudadana cuantitiva y cualitativa, así como un análisis específico de zonas criminó genas,  entre otras.

Todo el proceso de descentralización estatal y municipal de los programas de prevención de drogodependencias en México necesita también el fortalecimiento institucional financiero.

Necesitan que esos programas tengan una duración en el tiempo lo suficientemente amplio como para que puedan de verdad ser y tener impacto en la juventud y la infancia. Y necesitan además que sean llevados a cabo igual que las políticas públicas de forma descentralizada por aquellos agentes que están más cerca de la juventud y de la infancia, que va a ser receptora de los mismos. Para eso se necesita una decisión política clara, que parta, fundamentalmente, de los que tienen que decidir acerca de los presupuestos generales del estado, para que las políticas de prevención tanto del delito como de las drogodependencias puedan alcanzar el nivel suficiente como para llegar a ser tan eficaces.

No tiene vigencia el paradigma que tradicionalmente lleva a la autoridad a meter a la cárcel a los delincuentes y aumentar las penas, cundo en realidad el delito debe sacarse de la esfera penal y meterse en las coordenadas sociales.

La prevención social del delito debe ser una prioridad que el estado detecte, a fin de combatir los factores de  riesgos que favorecen las conductas ilícitas, lo que ayudará a proporcionar seguridad y tranquilidad a los ciudadanos en su persona y bienestar, lo que no se cumple cabalmente solo con ideas represivas.

Existen,  Tres tipos de prevención del delito.

La amplia experiencia adquirida y estudios académicos han precisado al menos tres tipos de prevención del delito que han resultado eficaces para reducir los índices de delincuencia de manera independiente o utilizada en combinación.

 

Estos son: la prevención social, la prevención comunitaria y la prevención situacional del delito.

 

Las estrategias de prevención social del delito tienen la finalidad de acrecentar el bienestar del grupo objetivo. Al aumentar el acceso a bienes sociales como la salud, un entorno seguro y sano, el empleo y la educación, los objetivos de prevención social del delito reducen los factores que impelen a los ciudadanos marginados a recurrir al delito como oportunidad de carrera viable.

 

La prevención comunitaria del delito se orienta a cambiar las condiciones de vida de los vecindarios que sufren privaciones y bajos niveles de cohesión social, en que son altos los riesgos de que se involucren en el delito o sean sus víctimas.

 

La prevención situacional del delito tiende a reducir las oportunidades e incentivos para los transgresores, maximizando los riesgos de que sean atrapados y minimizando los beneficios del delito mediante técnicas como el diseño ambiental satisfactorio de los espacios públicos y la vivienda, y la prestación de asistencia a las víctimas.

 

 

El secreto de los programas de prevención del delito atinados

 

Hay ejemplos bien documentados y evaluados en que se han empleado los tres tipos de prevención del delito antes dichos para reducir con eficacia los índices de delincuencia. Los ocho principios que se indican a continuación forman la base común de estos programas de prevención del delito atinados:

 

i) Dirección del Gobierno en todos los niveles con el fin de crear y mantener un marco institucional para la prevención del delito;

 

ii) Integración de la prevención del delito en las políticas de desarrollo socioeconómico;

 

iii) Cooperación entre las instituciones estatales, la sociedad civil y el sector empresarial;

 

iv) Sostenibilidad y responsabilidad, sobre todo mediante la provisión de fondos adecuados a largo plazo para establecer, mantener y evaluar los programas;

 

v) Medidas basadas en el conocimiento;

 

vi) Respeto de los derechos humanos, el estado de derecho y la promoción de una cultura de legalidad;

 

vii) Análisis de los vínculos entre la delincuencia local y la delincuencia organizada transnacional; y

 

viii) Diferentes estrategias para grupos especiales, en particular para chicos y chicas, hombres y mujeres y miembros vulnerables de la sociedad.

 

Establecimiento de un plan de prevención del delito y su examen

 

El plan nacional de prevención y coordinación del delito debe abarcar varios sectores del gobierno y la sociedad. En él se deberían definir claramente los problemas y sus causas, establecerse prioridades y posibles soluciones, además de indicarse las personas encargadas de su ejecución y los recursos disponibles. A nivel local, el plan debería formularse en pleno detalle.

Si bien la creación de un plan exhaustivo es un primer paso, las estrategias y metas deberían examinarse periódicamente para que se mantengan actualizadas y sigan siendo pertinentes y eficaces. La evaluación profesional es una parte importante del proceso y el plan necesita financiación sostenible a corto, medio y largo plazos.

 

 

Aumento del nivel de conocimientos sobre la prevención del delito

 

Disponer de información para compartir con otros países sobre prácticas eficaces y programas positivos relacionados con cuestiones específicas que van desde la seguridad en las escuelas hasta la gestión de espacios públicos.

 

Las cárceles

Se propone  orientar la política penal hacia una política de regeneración del tejido social.

Además de fomentar la eficiencia y capacidad del sistema de impartición de justicia, es importante abordar los factores de contribuyen  a la comisión del delito, como la de programas de reintegración del pos penitenciaria  (atención a liberados) desempleo y el acceso a los servicios satisfactorios de salud  y vivienda.

Orientar la administración de las cárceles con principios y valores  éticos que fomenten una convivencia basada en el respeto y la armonía en todo ámbito de vida.

Deben  de ser las cárceles centros de verdadera rehabilitación, no universidades del crimen

Instrumentar medidas tendientes a evitar el sometimiento, de personas vulnerables por sujetos poderosos.

Efectuar análisis de situaciones propias de cada cárcel, con la participación de jueces.

Efectuar estudios sociales que propongan alternativas para la liberación de presos con nivel socioeconómico bajo.

Fomentar procesos productivos fuera de los reclusorios con el fin de pagar su deuda con la sociedad

Efectuar estudios de criminología  para detectar verdaderas patologías delictivas.

Efectuar estudios de seguimiento de familias involucradas en actos delictivos.

Dividir espacios de acuerdo a categorías de crimen, como por ejemplo conductas delictivas no perniciosas.

 

Un requisito indispensable para el desarrollo, es el establecimiento de una sociedad segura y justa. El impacto de la delincuencia se siente más entre los pobres y esta es solo una de las razones por las que la prevención del delito debería de formar parte del sistema de derecho de cualquier país.la delincuencia y la victimización afectan el desarrollo de los pueblos, degradan la vida de los ciudadanos e impiden el acceso al empleo al ahuyentan  los negocios o empresas.

“La delincuencia no nace se hace,  principalmente en una sociedad desigual e injusta.”

Trabajo elaborado y recopilado por:

 

Dr. Leopoldo Salguero  Salgado

Perito médico legista con 

Maestría en Salud Pública

 

Febrero  del 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias Bibliográficas

 

 

ABRAMOVAY, Miriam (coord.) (2003) Abrindo Espaços: Avaliaçao do Programa em Bahía.

UNESCO, Universidade Católica de Brasilia, UNIRIO, Brasilia.

 

ABRAMOBAY, M. y Otros (2002) Juventud, Violencia y Vulnerabilidad Social en América Latina: Desafíos para Políticas Públicas. UNESCO – BID, Brasilia.

 

ANDINO, Tomás (2005) ¿Tiene Sentido la Ley Anti Maras (Art. 332 del Código Penal) en Honduras? Save the Children, Tegucigalpa.

 

ALARCÓN, Cristian (2003) Cuando Me Muera Quiero que me Toquen Cumbia: Vidas de Pibes Chorros. Editorial Norma, Buenos Aires.

 

AVALOS, Beatrice (2003) Prevención de la Violencia en Escuelas de América del Sur: Catastro de Programas y Proyectos. PREAL, Santiago.

 

BANCO MUNDIAL (2003) Guía Didáctica para Municipios: Prevención de la Delincuencia y la Violencia a Nivel Comunitario en las Ciudades de América Latina. Washington.

 

BENITEZ, L.; PLATON, L. y ZORRILLA, R. (2004) Reinserción Social de Adolescentes Infractores: Una Tarea Pendiente. BASE-IS, D.T. Nº 112, Asunción.

 

BID (2003) Programas Municipales de Prevención de la Violencia en América Latina y el Caribe. Banco de Datos en Línea. (http://www.iadb.org/sds)

 

BONINO, María (2001) El Programa de Seguridad Ciudadana y los Proyectos de Integración Social de Niños y Jóvenes en el Uruguay. PSC, Ministerio del Interior, Montevideo.

 

BRICEÑO LEON, Roberto (comp.) (2002) Violencia, Sociedad y Justicia en América Latina. Ediciones CLACSO, Buenos Aires.

 

CALDERA, H. y LANDAVERDE, G. (2005) Experiencias Participativas con Adolescentes y Jóvenes en Proyectos de Promoción del Desarrollo Juvenil y Prevención de la Violencia. OPS-GTZ, Tegucigalpa.

 

CARDONA, L.A. y ALTAHONA, A. (2003) “De la 28 a Pozo 7: Aproximación al Conflicto Urbano de la Comuna 7 en la Ciudad de Barrancabermeja. Plataforma Conflicto Urbano – Jóvenes, CIVIS-ATI-IPC-CBJ-PDPMM, Barrancabermeja, Colombia.

 

CARRANZA, Marlon (2004) Políticas Públicas y Experiencias de Pandilleros Calmados. IUDOP-UCA, San Salvador.

 

CARRION, Fernando (ed) (2002) Seguridad Ciudadana: ¿Espejismo o Realidad? FLACSO-OPS/OMS, Quito.

 

CASANOVA, Fernando (2004) Desarrollo Local, Tejidos Productivos y Formación: Abordajes Alternativos para la Formación y el Trabajo de los Jóvenes. CINTERFOR/OIT, Montevideo.

 

CDC (2001) Prácticas Óptimas para la Prevención de la Violencia Juvenil: Libro de Referencia para la Acción Comunitaria. CDC – DHHS, Atlanta, USA.

 

CEPAL – OIJ (2004) La Juventud en Iberoamérica: Tendencias y Urgencias. XII Conferencia Iberoamericana de Ministros de Juventud (México). Santiago.

14

CERVINO, Mauro (2004) Pandillas Juveniles: Cultura y Conflicto de la Calle. Editorial El Conejo, Quito.

 

CHINCHILLA, Laura (2004) Propuesta para la Contención, Represión y Prevención de Hechos Delictivos Relacionados con las Pandillas Juveniles, como Alternativas a las Leyes Anti-Maras y los Operativos Policiales de “Mano Dura”. San José, Costa Rica.

 

CIDPA – INJUV (2004) Capital Social Juvenil: Intervenciones y Acciones hacia los Jóvenes. CIDPA – INJUV, Santiago.

Congreso de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Abril de 2000.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA – UNICEF (2004) Propuesta Juventud en Desarrollo:

Resultados de las Mesas de Diálogo Interinstitucional para la Prevención y el Tratamiento de la Violencia Juvenil. San Salvador.

 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA (2002a) I Jornada de Intercambio de Redes y Comités Locales de Apoyo a la Niñez, Adolescencia y Juventud: Memoria. Oficina de Apoyo a la Justicia Juvenil – UNICEF – PNUD, San Salvador.

 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA (2002b) I Foro de Justicia Juvenil: Ejecución de Medidas e Inserción Social. Memoria. OAJJ – UNICEF – PNUD, San Salvador.

 

CRUZ, O.; RASGA, M. y MAZZEI, L. (2001) Nem Soldados Nem Inocentes: Juventude e Tráfico de Drogas no Río de Janeiro. Editora Fiocruz, Río de Janeiro.

 

DEBARBIEUX, E. y BLAYA, C. (Org.) (2002) Violencia Nas Escolas: Dez Abordagens Européias. UNESCO, Brasilia.

 

DUSCHATZKY, S. y COREA, C. (2002) Chicos en Banda: Los Caminos de la Subjetividad en el Declive de las Instituciones. Editorial Paidos, Buenos Aires.

 

FAJNZYLBER, P.; LEDERMAN, D. y LOAYZA, N. (Ed) (2001) Crimen y Violencia en América Latina. Banco Mundial y Editorial Alfaomega, México D.F.

 

FRÜHLING, Hugo (2003) Policía Comunitaria y Reforma Policial en América Latina: ¿Cuál es el Impacto?. CESC – Universidad de Chile, Santiago.

 

GARCIA CASTRO, Mary (Coord) (2001) Cultivando Vida, Desarmando Violencias: Experiencias en Educaçao, Cultura, Lazer, Esporte e Cidadanía con Jovens en Situaçao de Pobreza. UNESCO – Fundación Kellogg – BID – Brasil Telecom., Brasilia.

 

GARCIA MENDEZ, E. y BELOF, M (comp.) (1999) Infancia, Ley y Democracia en América Latina. Ed TEMIS/DEPALMA, Bogotá y Buenos Aires (dos tomos).

 

GODOY, R. y CUELLAR, D. (2004) Violencia Estudiantil Interinstitucional: Talleres de Consulta y Enriquecimiento de una Propuesta de Intervención: Informe Final. FLACSO,

 

GTZ, UNICEF, MINED, San Salvador.

 

GONZALEZ, M. y TIFFER, C. (2000) De la Arbitrariedad a la Justicia: Adolescentes y Responsabilidad Penal en Costa Rica. UNICEF, San José.

 

GONZALEZ URIBE, Guillermo (2002) Los Niños de la Guerra. Premio Planeta de Periodismo 2002. Editorial Planeta, Bogotá.

 

GTZ (2004) Programa de Reinserción Social para Jóvenes a Través de la Capacitación Laboral y Educativa: Polígono Industrial Don Bosco. San Salvador.

GTZ-OPS (2004) Informe de Taller de Actualización del Proyecto “Fomento del Desarrollo Juvenil y Prevención de la Violencia”. Asunción (21 y 22 de Mayo).

 

KATZMAN, R. y RETAMOSO, A. (2005) Segregación Residencial, Empleo y Pobreza en Montevideo. Revista de la CEPAL Nº 85, Santiago.

 

KESSLER, Gabriel (2004) Sociología del Delito Amateur. Editorial Paidos, Buenos Aires.

 

KRIEG; DAHLBERG; MERCY; ZWI y LOZANO (ed) (2003) La Violencia Juvenil. Capítulo 2 del “Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud”. OPS/OMS, Washington.

 

LASIDA, Javier (2004) Estrategias para Acercar a los Jóvenes al Trabajo. Red Etis (IDES-IIPE) Buenos Aires.

Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República.

LONDOÑO, J.L.; GAVIRIA, A. y GUERRERO, R. (Ed) (2000) Asalto al Desarrollo: Violencia en América Latina. Banco Interamericano de Desarrollo, Washington.

 

METIFOGO, D. y SEPULVEDA, R. (2004) La Situación y el Tratamiento de Jóvenes Infractores de Ley en Chile. CESC – Universidad de Chile, Santiago.

 

Pedro José Peñaloza y Felipe Espinosa Torres. Los Desafíos de la Prevención del Delito en América Latina en el Siglo XXI. X

 

PEREIRA, Carmen de (2004) Sistematización de los Programas de Reinserción Social para Jóvenes a Través de la Capacitación Laboral y Educativa, Miguel Magone y Laura Vicuña. Polígono Industrial Don Bosco – GTZ, San Salvador.

 

PROCURADURIA PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS (2004) Derechos Humanos de la Niñez y la Juventud: Recopilación de Resoluciones e Informes Especiales. San Salvador.

Reglamento de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República.

RED DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA (2004) Informe de El Salvador en el Marco de la Problemática de las Pandillas o Maras”. (Diálogos con la CIDH) San Salvador.

 

RICO, J.M. y CHINCHILLA, L. (2002) Seguridad Ciudadana en América Latina. Editorial Siglo XXI, México.

 

RODRIGUEZ, Ernesto (coord) (2005a) Derechos Sexuales y Reproductivos, Género y Políticas Públicas de Juventud en América Latina y el Caribe: Riesgos, Oportunidades y Desafíos desde la Perspectiva de los Derechos Humanos. UNFPA, México (en preparación).

 

RODRIGUEZ, Ernesto (2005b) Organizaciones y Movimientos Juveniles en América del Sur: Estado de Situación y Bases para un Programa de Fortalecimiento Institucional.

CELAJU-UNESCO-BANCO MUNDIAL, Montevideo (en preparación).

 

RODRIGUEZ, Ernesto (2004a) Políticas y Estrategias de Inserción Laboral y Empresarial de Jóvenes en América Latina: el Reto de la Empleabilidad. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Infancia y Juventud Volumen 2, Nº 1 (enero-junio de 2004) CINDE y Universidad de Manizales, Manizales.

RODRIGUEZ, Ernesto (2004b) Juventud y Violencia en América Latina: Una Prioridad para las Políticas Públicas y una Oportunidad para la Aplicación de Enfoques Integrados e Integrales. Revista DESACATOS Nº 14, CIESAS, México.

 

* Médico Legista, especialista en Salud Pública.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: