Hablemos de Arte. Digamos Arte. Apoyemos bien el Arte. Hagamos Arte.

Ponente: Tania Viramontes López *

Resumen: El arte es una herramienta fundamental para la cultura, fundamental para renovar las formas de comportamiento y pensamiento.

El arte como instrumento de Regeneración.

LA IMPORTANCIA DE TAMBIÉN MENCIONAR ARTE Y NO SOLO CULTURA

Varios lo han dicho y muchos lo sabemos, el Arte trasmite ideas, valores, sentimientos y trasforma el pensamiento…

Entonces, ¿Por qué en convocatorias, en discursos y/o en algún otro medio de comunicación, se tiene tanto miedo a mencionarla?

Es verdad, piensen un momento cuantas veces hemos leído la palabra Arte en documentos simples o importantes y sobre todo cuando se trata de la reconstrucción y regeneración de la sociedad, muy poco o jamás.

En esta convocatoria misma, no se menciona nunca esta palabra: ARTE.

De manera sencilla; Cultura es el patrón integral de conocimiento humano, creencia y comportamiento social.

Y el Arte es un componente de la Cultura que refleja sus sustratos y su finalidad es la de provocar sentimientos o emociones, o bien suscitar la admiración en todo aquél que lo contempla.

Entonces el Arte es una herramienta fundamental para la cultura, fundamental para renovar formas de comportamiento y pensamiento.

Cuando era pequeña mi papá me regalo un morral, que si mi memoria no me falla, lo compró en la casa del lago al terminar algún espectáculo artístico al que fuimos, o en la librería del PMT, por ahí del año 1979 ó 1980, la imagen impresa de este era las caras de la comedia y de la tragedia que identifican al teatro con la frase: El Arte como instrumento de la liberación.

Proyectemos la liberación de las conciencias de los ciudadanos, algunos haciendo arte (por que hemos elegido ello, como profesión), otros, los que están inmersos en la administración pública y/o educativa utilizando esta palabra y apoyando su ejecución y desde luego otros viendo Arte.

No es que el Estado no apoye el Arte, lo imperdonable o lo absurdo es como apoyan el Arte y a cuales artistas; y no estoy en contra de que Yuri cante en el Ángel de la Independencia, de hecho para mí, esta cantante es una de las mejores en este genero y en este estilo de Arte, como lo es Eugenia León en otro género y otro estilo de Arte, lo que no se perdona es que no se les den espectáculos a la sociedad en los mercados públicos, en los parques, en las esquinas de la mayoría de las colonias de esta ciudad y del país, que sean bien remunerados (pues los artistas tienen las mismas necesidades cotidianas que cualquier otro profesionista, pagar renta, escuelas, ponerle gasolina al auto, pasajes de transporte, etc), realizados por cientos de músicos, bailarines, teatreros y de todas las disciplinas, que no solo se han preparado, sino que quieren y están no preocupados, si no ocupados, en provocar sentimientos que nos lleven a reconstruir una nueva, más práctica, justa y menos dolorosa forma de ser y estar.

Me parece también grosera la forma Institucional de programar sobre todo del INBA,  de la  Secretaria de Cultura del DF y de algunas Delegaciones, donde en su mayoría los foros están ocupados siempre por los mismos grupos y/o compañías que solo se rolan de un Centro Cultural a otro, no hay una programación incluyente, cientos de grupos nuevos y no tan nuevos tiene que vivir miles de aventuras injustas para presentar sus espectáculos, también difusión Cultural de la UNAM sufre este vicio (sé y entiendo la Autonomía de la máxima casa de estudios pero no por eso se justifica); el colmo es el atrevimiento de algunos de los que dirigen estas Instituciones cuando afirman que los espacios que administran no son suficientes para los tantos proyectos de espectáculos artísticos que reciben y ni hablar del ineficaz e ineficiente método de trabajo de la Compañía Nacional de Teatro y desde luego del millonario presupuesto que derrocha.

Una vez más hago saber que la manera de distribuir el presupuesto para el Arte es elitista, pero sobre todo desperdiciado, pues les aseguro que si su distribución fuera pensada y realizada de manera más incluyente y no sólo para satisfacer egos, se obtendría un beneficio mayor para los hacedores de Arte y desde luego para el público; utilicemos incluyentemente la infraestructura para el Arte.

Atrevámonos a utilizar el Arte en beneficio de todos, no para unos cuántos, los mismos de hace décadas.

Utilicemos el Arte para provocar sentimientos cien por ciento humanistas.

Hablemos de Arte.

Digamos Arte.

Apoyemos bien el Arte.

Hagamos Arte.

Pongamos la palabra Arte en nuestros proyectos de reconstrucción nacional, quizá sea un buen inicio para nuestra transformación.

* Actriz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: